Diseño

Hace visible el dinamismo.

La primera impresión es imperecedera. Y el diseño es decisivo para esta impresión, pues los valores internos suelen descubrirse en un segundo momento, durante la marcha. Las líneas y superficies del Mercedes-AMG GT obedecen a una concepción absolutamente purista.


Exterior: atlético, sin concesiones
Interior: deportividad convincente