Control activo de ángulo muerto

Control activo de ángulo muerto: detecta el peligro y lo evita.

El sistema muestra en el espejo retrovisor exterior los vehículos o motocicletas situados en el ángulo muerto y genera automáticamente una reacción de guiñada para devolver el vehículo a su carril en caso de peligro, por ejemplo, al cambiar de carril.

Nadie puede ver lo que sucede a su espalda. En el vehículo, esta limitación la compensan desde hace muchos años los espejos retrovisores en el interior y en el exterior. No obstante, siempre hay una zona que escapa al alcance de los espejos: el llamado ángulo muerto. A menudo no se ve lo que sucede en esta zona a los lados y por detrás del vehículo, lo que puede resultar peligroso. El control activo de ángulo muerto de Mercedes-Benz ayuda al conductor a vigilar las zonas de mala visibilidad. Le advierte cuando detecta un peligro y puede ayudar a evitar accidentes mediante una intervención selectiva en los frenos de las ruedas.